domingo, 12 de julio de 2015

Reseña: La mujer que buceó en el corazón del mundo - Sabina Berman

Karen es una fierecilla abandonada que ni siquiera sabe hablar cuando su tía Isabelle se hace cargo de la industria atunera que acaba de heredar, y descubre con sorpresa su existencia. Gracias al tesón y al cariño de Isabelle, la niña empieza a hablar y va a la escuela, pero se le diagnostica una suerte de autismo funcional. Ello no le impedirá llegar a la universidad o tener ideas brillantes para el negocio familiar, aunque sus comportamientos y puntos de vista chocarán siempre con las ideas establecidas y serán causa de situaciones embarazosas o cómicas. El relato de Karen, más lúcida que muchos de los que la rodean, reivindica la intuición y los sentidos frente a la razón, el derecho a ser diferente. Su particular sensibilidad no siempre es comprendida por los otros. Dura pero frágil, incomprendida y genial.

Conocí a la escritora Sabina Berman gracias a su libro "El Dios de Darwin" que me leí por la curiosidad que me causó su título, y que más tarde descubrí que era la continuidad a el libro que estoy aquí comentando.

Ambos libros solo comparten dos cosas, la escritora y la protagonista. Mientras que el primero nos cuenta en primera persona la vida de la protaginasta Karen, en el segundo nos cuenta una aventura, algo más como una novela de misterio. Dicho esto, y siendo una entusiasta de los libros de misterio, esta curiosa "biografía" no me ha dejado insatisfecha.

Karen, una autista con capacidades espectaculares, nos narra su vida desde sus primeros recuerdos hasta llegados los 42. Pero no son tanto los hechos de su vida lo que merece ser contado sino su especial manera de percibirlos. Y es que Karen gracias a su chocante objetividad es capaz de emocionar a cualquiera.

Nuestra "capacidades diferentes" (apodo usado frecuentemente en el libro) nos cuenta cómo poco a poco y gracias a la ayuda de su tía aprende a comunicarse y a labrarse una vida. Siempre en relación con la atunera familiar y que Karen heredaria, Karen va descubriendo la manera de interactuar y de pensar de los humanos standard.

Karen nos ofrece a todos un punto de vista diferente, más abierto y nos ayuda a entender a las personas de "capacidades diferentes".Además como filosofía de vida, Karen nos enfrenta a Descartes como representante del humano standard y a Darwin como el suyo propio. Y nos argumenta durante todo el libro su "Existo, luego pienso" que describe su vida en la que primero existió y luego empezó a pensar.

Lejos de haber sido una novela que me haya obsesionado o atrapado, Karen me ha emocionado. Es un libro que aunque no se haga pesado de leer, yo diría que hay que leerlo con tiempo, tiempo para encariñarte con el personaje y para poder entenderlo. 
¡Dejad algún comentario y gracias!

NOTA:





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada