miércoles, 29 de marzo de 2017

Reseña: La luz que no puedes ver - Anthony Doerr




Un corazón puro puede brillar aún en la noche más oscura. Y en el más terrible de los tiempos.



Marie-Laure vive con su padre en París, cerca del Museo de Historia Natural, donde él trabaja como responsable de sus mil cerraduras. Cuando, siendo muy niña, Marie-Laure se queda ciega, su padre le construye una perfecta miniatura de su barrio para que pueda memorizarla gracias al tacto y encontrar el camino a casa. A sus doce años, los nazis ocupan París y padre e hija tienen que huir a la ciudad amurallada de Saint-Malo. Con ellos se llevan la que podría ser la más preciada y peligrosa joya del museo.

En una ciudad minera de Alemania, el joven huérfano Werner crece junto a su hermana pequeña, cautivado por una rudimentaria radio que ambos encuentran. Werner se convierte en un experto en construir y reparar estos aparatos cruciales para los nuevos tiempos, un talento que no pasa desapercibido a las Juventudes Hitlerianas.

Siguiendo al ejército alemán, Werner deberá atravesar el corazón en guerra de Europa. Hasta que en la última noche antes de la liberación de Saint-Malo los caminos de Werner y Marie-Laure por fin se crucen. Y sus vidas cambien para siempre.


Hoy os traigo uno de los libros que más éxito ha tenido en los últimos tiempos. He de decir que he tardado bastante más de lo que pensaba en escribir esta reseña, hay tanto que contar... Se trata de un libro que nos cuenta la historia de dos jóvenes durante la segunda guerra mundial. Antes de que todo el mundo piense “genial, más de lo mismo” os contaré qué es lo que más me gusta del libro. En este caso los protagonistas no serán adultos que nos cuentan las calamidades que tienen que pasar durante la guerra, o niños que están aislados en un campo de concentración. En este caso veremos la perspectiva de dos adolescentes que sufren la guerra de otra manera.

Conoceremos a Werner, un niño huérfano alemán que gracias a su conocimiento en electrónica y mecánica de radios entrará a un internado de las Juventudes Hitlerianas en el que le prepararán para combatir y recibirá clases de matemáticas, física… Werner disfrutará de tener por primera vez acceso a conocimiento, pero tendrá que plantearse si todo lo que se hace allí es realmente lo correcto.

"Un rayo. La artillería. La niña se evapora. El suelo tiembla. Los órganos se agitan en el interior de su cuerpo. Las vigas crujen. "

Por otra parte tendremos a Marie-Laure, una ciudadana de París que vive con su padre. Su padre es el cerrajero del museo de ciencias naturales. Ella es una niña normal y feliz en el centro de París, hasta que poco a poco pierde la vista. Su padre le ayudará a perder el miedo y a conocer las calles de París ahora sin la ayuda de sus ojos, y le preparará maquetas de la ciudad para que se las aprenda. Le enseñará a leer en braille y hará que se vaya adaptando poco a poco a su nueva vida. Pero cuando la guerra estalla tienen que huir a Saint Malo, y su vida cambiará para siempre.

Como os podéis imaginar en un libro de este tipo, los dos protagonistas tendrán que pasar por situaciones dolorosas, les veremos crecer y madurar, y sentiremos su dolor. Lo cierto es que la parte que más me gusta es la de Wener. Porque aunque su personalidad no es la que más me ha cautivado, en él podemos ver reflejada la ideología de muchos alemanes que en esa época fueron víctimas, quizá no de bombas o escasez de comida, pero de una publicidad y una educación que les hacía pensar que eran una raza superior destinada a gobernar el mundo, sin importar lo que se llevara por delante. Se les enseñaba a sufrir, a matar y a morir por la patria. Por supuesto esto no ha pasado sólo en esta época ni con estos niños, pero es muy interesante ver este punto de vista de la sociedad en guerra. 

"La Vía Láctea es un río que se desvanece. Mira a través del fuego. Piensa: el universo está lleno de gasolina"

A Marie-Laure la veremos crecer, veremos como aprende a superar el miedo y siente ganas de luchar. Cómo empieza a conocer el mundo acompañada de su padre, de su tío-abuelo y la ama de la casa. Mis personajes favoritos son sin duda la hermana de Werner, llamada Jutta, y el padre de Marie-Laure. Personajes que el autor nos hace amar de principio a fin. 

Sobre la estructura y forma de escribir... no hay nada de lo que pueda quejarme, su escritura es sencilla, fluida y te atrapa desde el primer momento. En alguna ocasión si que se me ha hecho demasiado larga, pero quizá sea solo impresión mía. Una lectura recomendada a cualquier persona, y que sin duda os hará saltar alguna lagrima. 

Por último dar las gracias a la persona que me ha prestado este libro, gracias por hacer que me emocione tanto. 

¿Alguno os lo habéis leído? ¿Qué os ha parecido?