martes, 18 de abril de 2017

Reseña: La chica de los colores - Araceli Samudio

Celeste era una chica con una discapacidad a quien, a raíz de un accidente, le habían amputado ambas piernas a la edad de diez años. Gracias al apoyo de su familia —en especial al cariño y confianza que le brindó su abuelo—, fue capaz de superar los momentos difíciles causados por la adversidad. Encontró entonces en el arte, y específicamente en la pintura, una forma de liberar su alma, de volar a los rincones a los que físicamente no podría llegar. Así, entre cuentos infantiles y sirenas, fue capaz de crecer y convertirse en una mujer hermosa, talentosa y, sobre todo, independiente.
Pero, y ¿el amor? El amor la hacía sentir vulnerable. No lo esperaba, creía que las cosas para ella serían así: una vida solitaria y llena de cuadros por pintar. Entonces apareció Bruno, un chico de una ciudad distinta, de una clase social diferente, pero con muchas ganas de llenarse de los colores de Celeste.
Tras unos días de resaca literaria, ya os traigo una nueva reseña. "La chica de los colores" escrito por Araceli Samudio, más conocida como @LunnaDF en wattpad tras su éxito en los WATTYS 2016. Se trata de un libro emotivo y romántico. Es el primer libro de la serie "Amor en un mundo inclusivo" y nos habla de un amor auténtico, que nace desde el corazón, sin fijarse en las limitaciones de cada uno. 
"No pude evitar cuestionarme cuántas veces nos dejamos llevar por el exterior de una persona, cuántas otras nos alejamos de alguien solo porque ese alguien es diferente y eso nos incomoda"
Durante la novela conocemos a Celeste, una chica que a los 10 años perdió las piernas, pero que ha conseguido luchar contra las adversidades y labrarse una vida, e incluso una profesión haciendo lo que más le gusta: Pintar. Celeste es independiente y autosuficiente, es feliz y se acepta a sí misma. Lo único que Celeste no ha conseguido en su vida, ha sido encontrar el amor. 
"Es bonito pensar que la vida es un lienzo donde podemos pintar los colores que queramos"
En ese punto es donde entra Bruno. Hijo de una familia adinerada, que ya ha pensado un futuro para él, y que él no acepta. Bruno está en un proceso de buscarse a sí mismo, en un momento en el que tendrá que decidir si sigue su corazón o si hace lo que sus padres quieren de él. En ese momento conocerá a Celeste, y desde entonces no tendrá ninguna duda de lo que quiere hacer durante el resto de su vida. 

Celeste y Bruno se enamoran locamente el uno del otro, pero el futuro tiene otros planes para ellos, y pondrá a prueba su amor. 

Celeste me ha enamorado. Con piernas o no, una persona autosuficiente, que se acepta como es y que dedica su vida a hacer lo que ama...y todo con 23 años... Es una persona totalmente completa se mire por donde se mire. Adoro su forma de ver el mundo, algunas veces con miedo y otras con dudas, pero en todo momento demuestra ser una persona extremadamente fuerte, un auténtico modelo a seguir. 
"La impotencia es uno de los sentimientos más dolorosos, justamente porque se pierde el control y no se puede hacer nada por combatirla. Y duele hasta los huesos."
En cuanto a Bruno, es un chico perfecto, sin ninguna duda. La forma en que quiere y hace a Celeste quererse es preciosa. Quizá, por lo desgraciamente poco aceptadas que están las personas como Celeste en esta sociedad, se me hace más difícil de imaginarme a alguien como él. Bruno es una persona que no encaja en su familia, que ve a las personas más allá de su físico o riqueza, todo lo contrario a lo que le han enseñado sus progenitores. Desde que conoce a Celeste ya no tiene dudas, y quizá esto es lo que más me ha chocado de toda la novela, ¿Todo el mundo tiene dudas no? Miedo a precipitarse o a no hacer lo correcto. Quizá solo sea que yo soy muy indecisa, en el fondo amaría sentir como él. 
"Al sentir que era capaz de todo por Bruno, incluso de quedarme a su lado si las cosas no funcionaban como antes, pude entender en realidad el amor, pude palpar de cerca el amor de mi familia, quienes me ayudaron a superar momentos difíciles y me enseñaron a creer en mí, porque para ellos - porque me amaban - yo era la misma de siempre y no me querían ver caer"
Además de conocer la historia de Celeste y Bruno, a lo largo de las páginas conoceremos al abuelo de Celeste y a la abuela de Bruno. Para no spoilear a nadie no diré nada sobre ellos, pero son probablemente mis personajes favoritos. Sus escritos me han hecho emocionarme enormemente. ¡Preciosos!

Lo cierto es que toda la novela está escrita de una manera que te lees el libro en un abrir y cerrar de ojos. Los capítulos están escritos en primera persona, intercalando a Celeste y a Bruno, y no son muy largos. Todo está escrito de manera muy fluida, y que no se hace pesada en ningún punto. En conclusión, una preciosa novela, con un mensaje precioso, y que me deja con muchas ganas de leerme la segunda parte de la trilogía. Un libro con un mensaje que todos deberían conocer. 

Un extracto de mi parte favorita del libro: 
" Todos somos iguales y todos somos diferentes a la vez, vivimos en un mundo contradictorio. .... A algunos les falta alegría, a otros les sobra bondad, unos no pueden oír, otros pueden hacerlo pero están tan ensimismados que nos son capaces de escuchar...."
Al final del todo hay un pequeño cuento ilustrado con dibujos muy bonitos que comentan durante la novela, y que me encantó! 

¿Qué os parece? ¿Lo habéis leído? ¿Os animáis?







Gracias a Nova Casa Editorial por facilitarme el ejemplar :)

Para obtener un ejemplar podéis pinchar AQUÍ.